Un día duro y un momento inolvidable

El día de ayer empezó una hora antes de lo previsto, a las siete de la mañana, por un SMS del maquetador y mago de las interfaes de Youzee Alberto Calvo. Tío, imagino que ya lo sabes, pero Steve Jobs ha muerto. Pues no, no lo sabía. Y en dos minutos ya estaba encendiendo el Mac para ponerme manos a la obra mientras intentaba digerir la noticia. Cuando Chrome mostró mi Gmail lleno de mensajes del grupo de redactores de Applesfera ya vi que la maquinaria se había puesto en marcha.

Ayer fue un día que no esperaba que llegase tan pronto. Ahora entiendo las caras de Tim Cook y los directivos en la keynote del martes, apagadas, tristes, demasiado serias. Sabían que a Jobs no le quedaba mucho tiempo de vida. Pero aún así seguían trabajando. Creía que Steve se había retirado con más margen, pero desgraciadamente tenía razón cuando pensaba que el fundador de Apple iba a salir de la empresa prácticamente con los pies por delante. Simplemente se dió unos pocos días de margen para hacer algunas últimas cosas y estar con su familia.

Tras toda una mañana sin conseguir digerir la noticia, vi que se estaban depositando muestras de afecto por las Apple Store de todo el mundo. Ni corto ni perezoso, cojo un cercanías hacia La Maquinista y acompaño a los del GUM Barcelona a hacer lo mismo. Caras de haber llorado. La manzana de la puerta y el hilo musical de la tienda, apagados. Fotógrafos de la prensa generalista tomando fotos del momento. Ambiente de luto, empleados intentando mantener su sonrisa cordial hacia el cliente, algunos recién contratados esperando a sus formaciones para convertirse en hombres y mujeres con la camiseta azul. Definitivamente, un día raro.

Algunos comemos cerca de la tienda. Más tarde vuelvo a echarle un último vistazo a la ofrenda floral y al ambiente en la Apple Store y vuelvo a casa. Correo de Radio Euskadi: Se nos ha complicado el día, Miguel. Vaya que sí. No pasa mucho rato hasta que charlo con ellos por teléfono acerca de la noticia para un programa que saldrá este domingo. Veo fotos de Jobs por la red y sigo sin creerme que nos haya dejado.

Llega un correo a Applesfera, TV3 quiere que alguien de Applesfera acuda a hablar del tema en el telediario de su canal de noticias. Me ofrezco voluntario y salgo en directo sin creer todavía que estoy alabando la vida de un Jobs que ya no está entre nosotros.

Que la muerte de este personaje haya convertido un día aparentemente normal en un día lleno de viajes, emociones, encuentros con amigos y presencia en los medios ya demuestra lo mucho que ha influenciado Jobs en mi vida. Personal y profesionalmente. Todos sabéis que no soy una persona religiosa y que no creo ni en el más allá ni en seres divinos sobrenaturales, así que no voy a decir que Steve está descansando en paz. Steve no está descansando, ya no está, simplemente ha dejado de existir. Pero la marca que ha dejado en el mundo quedará marcada para siempre. Ese era su objetivo, y lo ha conseguido. Aunque me da mucha pena que no pueda ver algunos de sus planes, como el nuevo Campus de Apple o todo lo que aún no sabemos y ni nos imaginamos.

Voy a recordar multitud de anécdotas y hechos de su vida, pero me voy a quedar con un momento discreto pero para mí inolvidable, algo que me dejó sin palabras. 2007, presentación del iPhone. Steve abre por primera vez la lista de contactos. Va a demostrar cómo podemos desplazarnos por ella. Coge un dedo, lo desliza por la pantalla y la lista reacciona moviéndose en el mismo sentido. El público enloquece. En ese momento, una nueva interfaz táctil acababa de avergonzar a la competencia. Comenzaba una época emocionante. Ese momento, junto con muchos otros, no lo olvidaré jamás.

Ahora empieza una nueva etapa para Apple. La etapa de Tim Cook, que seguirá el camino que ha marcado Jobs. La etapa de más tiendas en España, la etapa de iCloud, la etapa del edificio en forma de anillo en Cupertino. La etapa de un futuro para OS X impredecible. La etapa del auge de la era Post-PC. No os hacéis una idea de las ganas que tengo de presenciar esa etapa.

Mis más sinceras condolencias a Laurenne y a sus hijos, y a todos los compañeros y amigos de Steve así como a todos los que hemos resultado influenciados por él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s