Soy como soy gracias a… Mafalda y Quino (II)

mafalda quino

Y seguimos con la serie de entradas dedicadas a esos personajes que considero como los que más me han influenciado a lo largo de toda mi vida. Esta vez es el turno de Mafalda, protagonista de una tira cómica creada por Joaquín Salvador Lavado aKa “Quino”.
Cuando era un crío que sólo se dedicaba a jugar, comer y dormir, a veces acostumbraba a echar un vistazo a las estanterías de mi comedor con esperanzas de encontrar un libro que no fueran los ya más que vistos cuentos que había en mi habitación. Fue de esta forma con la que me aficioné a mirar los Atlas Geográficos y los libros de astronomía que tienen mis padres, pero eso es otra historia. Lo que importa es que un buen día descubrí un librito relleno de tiras cómicas llamado Mafalda. Como eran dibujitos, me puse a leer.

No sé si habéis leído nunca las tiras de Mafalda, pero tratan de las andanzas de una niña de Argentina con sus padres, sus amigos y sus conocidos del barrio. Al principio me reía con algunos de sus chistes, sólo los que entendía. Había otros que no entendía muy bien, y pasaba de ellos.

Lo curioso es que mi afición por Mafalda duró muchos años, y cada vez que me leía las tiras iba entendiendo más y más chistes según iba creciendo. Y donde antes veía a una niña preocupada por lo que pasaba en el mundo, luego vi severas críticas a la sociedad actual a través de los ojos de esa niña y su globo terráqueo, o sus breves conversaciones con la gente del parque. Gracias a Mafalda también aprendí cómo era el dialecto que usan en Argentina, así como algunas costumbres de ese país. Todo era aprovechable, cultura al máximo.

Mafalda es el primer cómic crítico y adulto que he leído. Y contrastando esas tiras con las noticias en la TV, empecé a ver como Mafalda se preocupaba por cosas importantes que la mayoría de la gente ignoraba. Quizás fue por Mafalda por la que empecé a preocuparme por temas como la superpotencia china, las guerras absurdas por religiones y sinsentidos o los defectos de la sociedad en el primer mundo.

Pasé muchos años leyendo a Mafalda, desde cuando era un crío que no llegaba a ver por encima de la mesa hasta bien alcanzada la pubertad. Le debo mucho a Quino (también he leído muchas de sus recopilaciones que se enfocan en críticas), y su cuidadísimo y único estilo de dibujo es admirable para mí.

Si no habéis leído nunca tiras de Mafalda o algún libro recopilatorio de los dibujos de Quino, son tremendamente recomendables. Están en todas las librerías desde hace años, y siempre me ha gustado que a pesar de que envejezcan más y más nunca pasen de moda y se retiren en las tiendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s