Soy como soy gracias a… Los Simpson (I)

los simpson

Hace ya demasiado tiempo que retraso esta serie de artículos personales, en los que pretendo comentar a modo de homenaje las razones por las que considero que ciertos personajes han representado una fuerte influencia a lo largo de mis 26 años de vida, los que han ido moldeando mi carácter, mi ideología e incluso mi forma de ser durante todo este tiempo. Algunos están muy presentes todavía, pero otros ya no están. Voy a intentar hacer un artículo para cada uno de ellos, y voy a intentar empezar por los menos importantes para ir subiendo de “categoría” hasta los que más han influido.

Vamos a empezar con Los Simpsons, de Matt Groening. Y voy a ser bastante breve, porque están tan presentes aún en nuestros días que todos estamos ya bastante hartos de ellos por culpa de las incesantes reposiciones de Antena 3.

No es que aprecie algún personaje en concreto de esta serie, sino el trasfondo. Cuando era más joven y me miraba los capítulos sin madurar me reía con ellos, pero a medida que iba creciendo e iba empezando a entender el segundo sentido de algunas gracietas, miraba sin parpadear la televisión sorprendido por el atrevimiento de los guionistas a denunciar con un humor bastante agrio pero efectivo las injusticias de la sociedad en la que vivimos (en especial los gags de los escolares con Skinner y el superintendente Chalmers, en las que vemos todos los defectos del sistema educativo).

Supongo que a base de ver y rever todos los capítulos una y otra vez, Los Simpson han dejado una marca imborrable en mi adolescencia. Por que sí, Homer Simpson hace que me parta de risa algunas veces, pero la serie es una de las responsables de que ahora mire la sociedad actual con muy poco respeto.

Y sí, Antena 3 ha refrito a Los Simpsons demasiadas veces y de hecho según la historia de la misma serie Lisa Simpson debería tener ya treintaypico años, con el intento de boda con ese estirado inglés hace un año. Pero ¿a que seguimos viendo los capítulos por más que los repongan?

Para mí Los Simpson representan una de las más duras y astutas críticas del mundo en el que vivimos. Y por desgracia la mayoría de los ciudadanos se ríen sin pensar en esas críticas que surgen del fondo de los gags de Groening. Es una pena.

Por cierto, no olvidéis que mañana hay que salir de manifa, y esas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s